+57 300 785 34 64 [email protected]

Ya bastante popular se ha hecho la frase de “reinventa tu negocio” pero esto no puede pasar sin herramientas que permitan materializar el crecimiento de las empresas, uno de los medios que permiten alcanzar la reinvención es la propiedad intelectual. Más allá de lo cliché de la expresión, dos hechos podrían facilitar el contexto de su entendimiento:

  1. La primera se relaciona con aquellas empresas cuyos servicios o productos se generaban principal o exclusivamente a través del contacto físico y presencial entre empresa y cliente, han experimentado una decaída abrupta y profunda durante la pandemia; situación que podría verificarse a nivel macro con sólo consultar las estadísticas sobre la caída del PIB, el decrecimiento económico, la tasa de desempleo;
  2. La segunda se relaciona con la incertidumbre que presenta el futuro – por lo menos el cercano- frente al relacionamiento comercial, no sólo por la recuperación de la emergencia sanitaria (es decir, nuevas cuarentenas, reapertura paulatina de sectores, expectativa de una vacuna en un término aproximado de 12 meses, entre otras), sino también por las modificaciones o secuelas que en la cotidianidad nos dejará la pandemia.
Dentro de este contexto, la pregunta que da lugar a la frase parece clara:

Si las personas seguirán adquiriendo, utilizando, consumiendo bienes y servicios (se estima que el consumo de los hogares crecerá hasta en un 2.7%), pero la forma tradicional y por excelencia de hacerlo (presencial) sufrirá fuertes cambios, ¿de qué manera puedo continuar en operación, llegar a esos hogares-consumidores-usuarios?

La respuesta a la pregunta, no es generalizada ni podría ser brindada por nosotros; sin embargo, conviene resaltar que ese proceso de “reinvención” materializa los efectos más fuertes que en materia de propiedad intelectual podrían suceder, en especial, si ese proceso incluye alguna de las siguientes formas:

  1. montaje de un establecimiento comercial virtual,
  2. traslado total al medio digital para la publicidad,
  3. inmersión en el comercio electrónico a través de un Market place – que sería una especie de centro comercial virtual- o un eCommerce web – similar al establecimiento de comercio virtual- o aplicación.

Cualquiera de estos escenarios plantea fuertes preguntas desde el punto de vista de la propiedad intelectual, algunas viejas para su empresa y otras nuevas, por ejemplo:

¿Ya realizó el registro de su marca? ¿el de su lema comercial? Si antes era importante, la inmersión en el mercado digital la hace imprescindible.
¿Tiene autorizaciones para las imágenes que usa en su publicidad? ¿las fotos que pretende mostrar en el sitio web de sus productos son propias o ajenas?
¿Tiene un dominio web? ¿es propietario de una autorización o licencia para las imágenes fijas que utiliza? ¿cuenta con una licencia, autorización o genera reconocimiento de derechos de autor frente a la música que utiliza en la web?
¿Qué contrató utilizó con el diseñador, programador y demás personas que participaron en la elaboración del sitio web?
¿Qué contrato utilizó para la creación del software o aplicación? ¿Tiene licencias de los softwares que utiliza?
¿Revisó los términos de alianza del Market Place protegiendo sus activos intangibles?

Cualquiera que sea la posibilidad de reinvención en su negocio debe de estar acompañado de bases solidad empresariales y jurídicas que perminan que el crecimiento o estabilidad sea sano desde cualquier ámbito.

Los invitamos a contactarnos para ayudarlos en estos procesos.